Recordando los viajes


Adoro viajar, creo que lo he dicho otras veces y quienes me conocen, saben lo inquieto que soy para reconocer ciertos lugares o ir al encuentro de nuevos sitios. El año pasado fue uno en los cuales fui varias veces a la Ciudad de México, un lugar que me fascina. 

En cada esquina, uno puede encontrar tiendas de todo tipo, pequeños tesoros esperando al dueño de la X del mapa, o conocer a personas que nunca antes pensabas que podrían cruzarse en tu camino. Uno de los principales viajes del 2016 fue el concierto de Coldplay. El mejor, mágico, grandioso, una amalgama de experiencias bajo trance con canciones tales como Magic, Clocks, A Head full of dreams y The Scientist. Tras terminar la experiencia con la sorpresa de que los ingleses grabaron un videoclip frente a los afortunados de la noche inició otra travesía para llegar al hotel. Corriendo en pasillos desconocidos para alcanzar la ruta correcta del metro, ésta fue otra muestra de las singularidades que uno puede encontrar en la ahora Ciudad de México, ya no más D.F.



Pero no todo acabó allí, antes en enero, como parte de mi regalo de graduación fui al Hogwarts americano y vislumbré por primera vez el otro castillo mágico que marcó mi infancia, el de Walt Disney. Estar en otro país, fue sumamente maravilloso, no sólo por ver otra cultura por así decirlo, llegar a los estantes de revistas y poder encontrar Porter Magazine, sino también porque la moda se respiraba en todos los rincones de Hogsmeade con los estudiantes en túnicas y los escaparates de la década de los 50 en las calles del Disney Hollywood Studios. Mi sonrisa en la foto de arriba lo dice todo.



Pero eso no fue todo, siguiendo en la estela de lo fantástico de Harry Potter y con la noticia de que Andrés Jimenez -Mancandy- y Agatha Ruiz de la Prada presentarían sus nuevas colecciones durante la 10 Fashion Week de Octubre me di la tarea de conseguir acceso a sus desfiles. Con una semana de antelación, gracias a un amigo Vico, también Fashion Blogger ya estaba listo el pase al desfile de corazones y gracias a Ebay, tras hacer una lista de looks, era uno de los afortunados para conocer lo nuevo de Mancandy.



Este viaje fue sencillamente espectacular, por fin, tras muchos años de seguirle, y declararme Fashionista Lover de Andrés, lo pude conocer, revelarle mis inquietudes en torno a la industria y escucharle hablar de cómo inició en el negocio. El show fue un plus, y una que otra prenda me decía cómprame de una vez. Para Agatha, fue una suerte de nerviosismos, debido a no existir una tienda en México con sus prendas, recurrí a los DIY y fui con una sudadera con su mítico logo, una A con un corazón en la punta.

 Tras el desfile, en el cual Vico, un amigo y yo tuvimos la oportunidad de estar en primera fila, fuimos de inmediato a la caza de Ágatha. La persona más sencilla del mundo, alegre y deseosa de compartir su espíritu con todos. Tras sortear algunos imprevistos, me vio, tocó la sudadera y dijo con su español seseante: ¡Agathizado! Y sí que lo era.


Este año no es la excepción y volveré a la Ciudad de México en Octubre para pasar Día de Muertos allí, visitar a amigos y descubrir nuevas experiencias. Y si todo sale bien, así como las modelos de Kate Spade, espero poder conocer nuevos sitios alrededor del mundo, ya que, una de las mejores cosas en esta vida es viajar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo de Zandra Pruneda, entre barajas de lotería y alebrijes

DANCING

May the 4ourth be with you: El vestuario de la Reina Amidala