Qué vestir(é) y qué no, esta Navidad



Ohhhh, o jo jo jo más bien. Navidad está a la vuelta de la esquina y por alguna extraña razón no me siento igual que a años anteriores, quizás sea porque ahora trabajo y en la plaza desde octubre veía cosas de Navidad o porque he estado distraído viendo cómo compra la gente sus regalos para intercambios y posadas, como sea este diciembre está siendo diferente, y más al del año pasado. Sigo con mi meta, y el mes pasado una talla menos en la ropa me agarró por sorpresa, ahora puedo comprar prendas que normalmente no habían disponibles para mí, por ello es curioso que siempre que entro a Zara, cuando supuestamente alguien se te acerca para preguntarte si necesitas ayuda, nunca me preguntan nada y puedo andar de aqui a allá viendo lo nuevo y lo que me gustaría adquirir. Diferencia entre lo que quiero, necesito y puedo obtener. Ejemplo, las rebajas. Siempre hay algo que me gusta, pero espero hasta las mismas para conseguirlo o decepcionarme como un suave sweater que me hizo ojitos hace un año y por tonto, no lo compré, o la bolsa azul rey que dejé creyendo que bajaría un poco más de los 600 que ya costaba en ese momento.  

Entro a la 1.30 a trabajar y antes de no suelo utilizar mi tiempo como debería, sin embargo en días pasados, horas antes de mi posada tuve chance de entrar a Zara y Bershka, dos de las únicas tiendas que se llenan a morir para estas fechas, igual está Pull and Bear, y fue así como pude confirmar unas prendas que vi en línea y una que otra que me encantaron tan sólo verlas en vivo y en directo. 

Primero recorrí los percheros del lado izquierdo donde siempre suelo ver los trajes, y fue allí donde estaba la primera prenda de la lista, una sudadera con tachuelas en las mangas, al inicio creí que podría ser el outfit perfecto para la nochebuena, pero ahora sería un error, quizás,  ya que el norte se fue y el calor volvió, aun así ello no evita que lo tenga en la lista de las posibilidades.


El segundo, mientras que caminaba por los costados de la tienda, fue una chaqueta de jacquard que literalmente me atrajo. ¿Acaso no les gusta? (abajo), su costo 1,399, ok pienso quizás en las rebajas...


Luego vinieron dos camisetas, una con caballos estampados, muy muy sencilla y suficientemente llamativa como me gustan, y otra con alas, que al principio pensé que eran flores, en la foto no se aprecia lo mismo que al verla en vivo, los colores brillaban y se veía perfecta para utilizar en este tiempo.



Conforme avancé fue que al fondo, el estampado royal negro me hizo decir, LO QUIERO, este blazer está h-e-r-m-o-s-o, es elegante y bueno creo que podría gritar Pablo a los cuatro vientos... si llega a rebajas espero alcanzarlo. Sino creo que sería un regalo perfecto para la trifiesta (Navidad-Año Nuevo-Cumpleaños).



Y la última pieza pero no por ello menos importante es esta sudadera canesú bordado, nombre técnico acaecido por Zara,  Wow wow wow wow (insértese aquí el estribillo de la canción de Kylie) please please que llegue, sino la mandaré a comprar en otra tienda, ya que ese bordado lo amé. Rezo para que haya frío  para el 24 o 31, sino lo utilizaré en futuros viajes... y ejem, esta si merece todas las fotografías. Disfrútenla, o más bien eso espero hacer yo.







Comentarios

Entradas populares